viernes, 29 de julio de 2011

CUANDO EL "PINTALABIOS" MUERE PARA DEJAR PASO AL "LABIAL"

Foto tomada de: http://www.flickr.com/photos/fred_baby/3452848709/


Foto tomada de: http://livingembellished.blogspot.com/2010/11/lipstick-loveliness.html

Foto tomada de: Campaña de Publicidad Dior Addict Lipstick de la firma Dior
En la entrada de hoy quería reflexionar un poco sobre la terminología que envuelve a este mundo del maquillaje.
Probablemente por deformación profesional (soy filóloga), me gusta mucho fijarme en las palabras…

Cuando empecé a escribir este blog, una persona me hizo una crítica (constructiva, eh? De buen rollo…) diciéndome que se notaba que no era profesional, entre otras cosas (seguro que muchísimas más) porque, por ejemplo, en una ocasión escribí “pintarse los labios” y según esta persona “pintarse, se pintan las puertas, los labios se maquillan”.

Debo reconocer que todos los libros que poseo de maquillaje están en inglés y que la gran mayoría de los blogs que sigo son de chicas americanas o inglesas, así que no había caído en la cuenta hasta ese momento de la cantidad de palabras que están cambiando en este mundillo…

Me quedé bastante sorprendida. Cierto es que “maquillarse los labios” suena mucho más sofisticado y elegante (¿o mejor digo “cool”“chic”?) pero… ¿ya no se dice en español? A raíz de esto me puse a pensar y me di cuenta de la cantidad de vocabulario que estamos… ¿perdiendo? ¿ampliando? Cada cual que saque sus conclusiones.

Empecé dándole vueltas al tema de “pintar” (que, por cierto, el Diccionario de la Real Academia Española contempla como “darse colores en el rostro, maquillarse” en una de sus acepciones). ¿Qué pasa entonces con “pintalabios” y “pintaúñas”?

Pues pasa que ya tampoco "se dice” así. Ahora, si queremos “hablar con propiedad” debemos decir “labial o barra de labios” y “esmalte o laca de uñas”. Digan lo que digan, me resisto tanto a que nuestro querido “pintalabios” desaparezca… Y es que eso de “labial”, mira que me suena mal, eh? 

En mi mente me imagino al pobre pintalabios de toda la vida, intentando mantener su dignidad mientras que el despiadado, joven y altivo “labial” le deja arrinconado, relegado a vivir de los recuerdos, del sueño efímero de aquellos días en los que el pintalabios se paseaba feliz por todos los bolsos, neceseres y tocadores de la época… Aquel pintalabios rojo que vestía los labios de todas las mujeres en los años 50, el que hacía sonreír a las viejas glorias del cine… Y es que todo pasa (y todo queda, aunque lo nuestro es pasar, que decía el poeta) y hay que dejar paso a las nuevas generaciones, es ley de vida (supongo).

El Diccionario de la Real Academia Española parece que se resiste también a decir adiós definitivamente a estos términos y los mantiene (faltaría más, que diréis muchos! Me incluyo!), y sin embargo “labial” solo aparece como adjetivo (“perteneciente o relativo a los labios”). Jajaja, fastídiate, labial!

¿A qué obedecen estos cambios? ¿Por qué los angloparlantes siguen teniendo su “lipstick” de siempre, y su “nail polish”? Espera un momento. Si traducimos literalmente estas palabras del inglés, nos encontramos con “barra de labios” y “esmalte o laca de uñas”. ¿Curioso, no?

A mí esto de coger prestadas palabras de otro idioma y “adecuarlas” a nuestra lengua (calco lingüístico) me parece estupendo cuando son palabras nuevas y necesitamos buscarles traducción pero… ¿Con palabras que ya existen en nuestra lengua? ¿Pero por qué tenemos que sacrificarlas y buscar más allá de nuestras fronteras cuando ya tenemos una palabra que las define perfectamente?? Estos préstamos (innecesarios en mi opinión), obedecen simplemente a modas (si son pasajeras, quizá volvamos a resucitar a nuestros queridos pintalabios, pintaúñas, etc. y si no, quién sabe, quizá queden abocados irremediablemente al olvido…)

Pero espera, que hay más…

Eso de “colorete” ha quedado un poco anticuado también (uff, aquí sí que me resisto!) y ahora podemos leer continuamente “blush” (sí, sí, así, directamente del inglés, ya sin esfuerzo alguno…) o “rubor”. Con esto de “rubor” me da la risa, qué queréis que os diga, pero hoy precisamente, hablando con un maquillador me ha soltado la “palabrita”, así que parece que está a la orden del día…

Otro término que ha caído en desuso es el del “rímel”. Otro más que tenemos que sacrificar. Ahora es “máscara de pestañas”. Mucho cuidadito cuando vayáis a comprar “rímel” porque como se os escape llamarlo así… os mirarán por encima del hombro y pensarán: “pobre, aún no se ha enterado que esa palabra es del siglo pasado”. Probadlo y me contáis! Aunque en este caso, aparte de coger la palabra prestada del inglés hay otro motivo más. (En inglés se llama “mascara” y se pronuncia “mascára” aunque no me parece una palabra propiamente inglesa, quién sabe si los angloparlantes se fijaron en nosotros o en los italianos para ponerle nombre a este producto… Las vueltas que da la vida si es así, les prestamos una palabra y luego les cogemos prestado nuestro propio término a ellos! Pero vamos, que paso de buscar la etimología de “mascara”….)

Como decía, hay otro motivo más. Resulta que la firma “Rimmel London” hizo su aparición en el mercado, y claro las demás firmas no iban a hacerle publicidad gratuita… Algo así como lo que sucede con el pan bimbo (pan de molde, ¿quién lo llama así aparte de los anuncios?), los kleenex (pañuelos de papel) o la cocacola (a ver si alguien se atreve a pedir un “refresco de cola” al camarero…)

Pero ya no solo esto… Ahora resulta que la palabra "maquillaje" también peligra! Ahora las maquilladoras son “make up artists”, lo que antes llamábamos maquillaje como producto, ahora se llama “base” y cuando nos referimos a maquillaje en general (para distinguirlo de tratamiento o perfumes) ahora resulta que escucharemos la palabra “colorido”.

Yo no digo más. Cada uno que saque sus propias conclusiones (y convicciones). Yo, por mi parte, seguiré siendo “correcta” en este blog (para “parecer” profesional y solo parecerlo porque ya avisé desde la primera entrada que no lo soy, jajajajaja) pero en mi vida normal… Qué queréis que os diga, yo me sigo “pintando los labios con el pintalabios” y se me sigue “corriendo el rímel”.

Un besote a todos!!

Material Girl

domingo, 24 de julio de 2011

MIS COLORETES EN CREMA Y CHA CHA TINT

Después de unos días de vacaciones, por fin puedo sentarme un ratito a escribir y hoy os quiero hablar (lo prometido es deuda!) de mis coloretes en crema y del Cha Cha Tint.


Como ya comenté en la entrada sobre las sombras en crema, este tipo de textura se está convirtiendo en mi gran favorita estos meses de verano. Ya os conté que durante mucho tiempo me he mantenido un poco reticente a utilizarlos porque era una enamorada de la textura en polvo (y lo sigo siendo, me encanta “trabajar” los coloretes en polvo!) y sólo utilizaba los coloretes en crema para llevarlos en el neceser para “maquillajes de emergencia” por su fácil aplicación con los dedos.

Sin embargo, cada vez me gusta más el resultado de estos coloretes porque me encanta lo naturales que quedan, parece realmente que el color “emana de nuestra propia piel” y se funden perfectamente.

Odio cuando veo el colorete aplicado “a brochazos” sin que se funda bien con la base, cuando podemos verlo ahí plantado, tan evidente…. Ufffff, no puedo remediarlo… odio esto! (Casi tanto como el perfilador más oscuro que el tono del labial! Jajajaja).

Conseguir el efecto contrario (un colorete bien integrado con el resto del maquillaje) es muy fácil con la textura en crema. Además, son más translúcidos y por ello, el resultado siempre será un look más natural.

La forma de aplicación es, como hemos dicho, bastante sencilla. Podemos aplicarlo directamente con los dedos en las manzanitas (al sonreír, justo en los mofletes redonditos que se acentúan). Una vez aplicado en las manzanitas, difuminamos hacia la mandíbula (sin llegar a ella, claro está! Simplemente difuminamos un poquito hacia abajo) y hacia la oreja. Para un acabado aún más perfecto, en vez de los dedos, podemos utilizar la brocha 130 de Mac (esta brocha, como ya os conté en la entrada sobre mis brochas imprescindibles, funde perfectamente las texturas en crema con la base fluida sin arrastrarla).

Por último, recordad que siempre es preferible la aplicación de productos en crema o fluidos sobre bases de la misma textura. Esto evitará que nos queden “parches”. Si vamos a aplicar una base en polvo, es preferible utilizar el colorete en crema antes y marcarlo más, para luego ya aplicar encima los polvos (con mucho cuidado y aplicando simplemente un “velo” de maquillaje sobre la zona).

Pues bien, vamos a los tonos que yo tengo.

Empiezo con los coloretes en crema de la firma Nars.

Como ya habréis descubierto si me leéis, en general (aunque también hay excepciones!) me gusta muchísimo la calidad de esta firma. Los coloretes en crema, afortunadamente, no son una de esas excepciones. La calidad y el acabado son muy buenos y la duración es muy alta. Estos coloretes se describen como “Cream to Powder”, es decir que pasan de textura crema a textura polvo una vez aplicados. Por ello, en este caso concreto, no dan problemas sobre bases de maquillaje en polvo (lo he probado aplicado sobre Hello, Flawless de Benefit y el resultado es muy bueno). De todas formas, quizá ya por costumbre, normalmente sigo usándolos con bases fluidas directamente y si los utilizo con base en polvo sigo aplicando ésta después del colorete

Penny Lane es el tono que normalmente llevo en el neceser.  


Se trata de un rosa nude (que no rosa bebé) muy favorecedor. En mis mejillas queda como un rubor natural y el tono es modulable (aunque no conseguiremos mucho color, recordad que se trata de un tono suave, nude). Para mí, es un básico que, si alguna vez termino, volvería a comprar sin pensarlo. Otro uso que podemos darle es la aplicación bajo un colorete en polvo para suavizar el tono o bajo los polvos de sol.

Cactus Flower aportará mucho más color a nuestras mejillas. 


La web lo describe como un tono “amapola con delicado shimmer”. Muy favorecedor y perfecto para estos meses de calor, ya os hablé de él en Mis Top del Verano.

Pasamos ahora a los Pot Rouge for Lips and Cheeks de la firma Bobbi Brown. Como su propio nombre indica, lo podemos utilizar también en los labios, aunque yo no les doy este uso.

Creo que ya os he contado en alguna ocasión que Bobbi Brown es una firma que hasta hace bien poco era una gran desconocida para mí (a excepción de las brochas). Su stand siempre me había pasado desapercibido porque como sabéis, salvo contadas excepciones, su gama de colores suele ser muy convencional sin salirse mucho de los neutros. La verdad es que con esta firma, no nos equivocaremos nunca si buscamos un maquillaje para diario apto para ir a trabajar, también es una firma muy utilizada en novias. En distintos lugares de la red veréis que incluso se hace mención a Bobbi Brown con el apodo de “La Sosa”.
Pues bien, dicho esto, he de admitir que hace unos meses empecé a “coquetear” con sus productos y estoy bastante impresionada con su calidad y lo bien que me sientan la mayoría de sus tonos! Pronto os traeré una entrada sobre mis básicos de Bobbi Brown…

Empezamos con el tono Calypso Coral


Ya os hablé también de él en Mis Top del Verano. Una vez más, un tono muy favorecedor que os dará un efecto buena cara instantáneo. Ya os comenté que la primera impresión (visto en el pot o swatcheado) no es la que cuenta en este caso! Os parecerá un tono demasiado brillante y chillón, pero como ya os dije, este tono no es el que se traduce a las mejillas una vez aplicado. De verdad, queda bastante natural, es un tono coral rosado precioso. Lo uso muchísimo mezclado con el Cactus Flower… me encanta esa combinación! También lo he utilizado bastante bajo el Orgasm de Nars.

Cabo Coral es más anaranjado que Calypso Coral. 


Normalmente se recomienda éste en vez del Calypso para pieles más oscuras. En mi caso, con una piel de tono medio (nc 20-25) me gusta cómo quedan ambos, aunque el Calypso me aporta más luz y frescura. Cabo Coral es el tono que suelo utilizar bajo coloretes en polvo como Torrid o Luster de Nars para acentúar el puntito anaranjado de éstos. También lo uso mucho bajo el Taj Mahal de Nars.

La duración de estos coloretes es altísima (me duran aún más que los de Nars, y ya es decir!)

Por último, vamos a hablar de un colorete líquido. Se trata del Cha Cha Tint de la firma Benefit


Lo he incluido en esta entrada porque cumple las características de los coloretes en crema en cuanto a resultado (muy natural, como si el color saliera directamente de nuestra piel) aunque la textura no tiene nada que ver.

Como seguramente ya sabéis, el primero de esta saga de “tintes” para mejillas y labios fue el famosísimo y reiteradamente premiado Benetint, que nació allá por los años 70. Su formulación se diseñó por primera vez, curiosamente, por petición de una bailarina que buscaba un producto para resaltar y sonrosar sus pezones. Sin embargo, el éxito de este producto para su aplicación en labios y mejillas ha llegado hasta nuestros días (y los que le quedan!) Después del tinte rojizo de Benetint, Benefit sacó al mercado Posietint, un tinte de tono rosado con una formulación diferente. Este tinte ya no es tan líquido, la textura es menos ligera y la aplicación, por tanto, se hace más fácil. Recientemente, Benefit ha sacado al mercado el último tono por ahora de esta saga, el Cha Cha Tint. Coincidiendo con los meses de verano, Benefit propone este tono anaranjado para nuestras mejillas y labios.

Una vez más, no hay que fiarse de los swatches, en los que se aprecia un tono naranja brillante que apunta hacia el neón. Nada más lejos de la realidad una vez aplicado. Es un tono que sienta genial, también muy favorecedor y perfecto para los meses de calor.

La textura es como la de Posietint, más densa que la del Benetint. Como veis, la presentación es en un tarrito que se asemeja bastante al de los esmaltes para uñas (pincelito incluido!)

Estos coloretes son muy favorecedores y al ser tintes nos durarán todo el día, son mucho más resistentes que los coloretes en crema. En un par de ocasiones lo he usado incluso para ir a la piscina.

Lo que es un poco “truculento” para mi gusto de estos coloretes, es la aplicación. Sí, sí, por truculento, léase cruel, jajajajaja. Bueno, quizá estoy exagerando un poco, pero como decía al principio de la entrada, a mí me encanta “trabajar” los productos y no me seduce mucho la idea de “aplica muy rápido porque se seca enseguida”. La verdad es que lo perdono por el resultado, que me encanta.

Normalmente se recomienda poner tres gotitas con el pincelito del producto y extender rápidamente con los dedos. Parece ser que con el Benetint, al ser más líquido, esta forma de aplicación funciona siempre bien, pero con Posietint y Cha Cha Tint, a mí no siempre me da buen resultado. En una de las primeras aplicaciones (quizá también porque era novata con esta textura de colorete), al aplicar las tres gotitas, después de difuminar, seguía percibiendo las gotitas iniciales… Horror! No me hizo ninguna gracia, pero decidí darle una oportunidad antes de relegarlo al “maletín con el  maquillaje que apenas uso” y de ahí a intercambios y… Menos mal! En posteriores aplicaciones parece que le fui cogiendo el “truquillo” y ya ni rastro de las gotitas iniciales, el resultado era ya muy bueno pero había algo que no terminaba de convencerme… Y ahí tenía a mi mofetita 130 poniéndome ojitos… Me resistía a utilizarla por miedo a teñirla, pero al final me decidí. Ahora sí que estoy convencida, Cha Cha Tint me encanta. Para evitar que la mofeta se tinte, la lavo rápidamente, nada más usarla y si aún así quedan restos, aplico un poco de desmaquillante bifásico para ojos. (Sigo la misma operación cuando aplico con los dedos, hay que darse mucha prisa en lavarse las manos si no queremos ir todo el día con las yemas de los dedos naranjas…)

Este colorete es perfecto para días de mucho calor porque, como hemos dicho, lo resiste todo! Aguanta muchísimo, incluso en los labios (aunque yo en los labios no lo utilizo, no me gusta el tono en mis labios).

Genial para utilizar sobre bases fluidas. Se trata de un colorete modulable y permanente, por lo que si lo aplicamos un poco más subido, dejamos secar y a continuación ponemos una fina capa de base fluida (o en polvo) queda un resultado precioso y, una vez más, parecerá un rubor natural de nuestra propia piel.

Conclusión: Todos los coloretes de los que os he hablado en esta entrada me encantan. Si tuviera que quedarme sólo con uno, sería el Penny Lane porque al ser un tono más neutro, le puedo dar más uso y, como os decía, lo suelo llevar siempre en el neceser. De los demás tonos, me quedaría con el Calypso Coral, que nos da más color pero también queda bastante natural y, como ya hemos dicho, favorece muchísimo. Entre la textura en crema y la textura líquida del Cha Cha Tint, me quedo con los coloretes en crema pero no dejo de reconocer que el Cha Cha Tint queda precioso y favorece también muchísimo.

Os dejo swatches...

De izq. a dcha.: Cactus Flower, Calypso Coral, Cabo Coral, Penny Lane y Cha Cha Tint




Pues eso es todo por hoy!

Un besote,

Material Girl

martes, 19 de julio de 2011

MIS PRODUCTOS LUSH

Hoy os quiero hablar de los productos Lush que utilizo.


Seguro que casi todos conocéis ya esta compañía de cosméticos, pero aún así os dejo una descripción:

Lush comercializa productos frescos hechos a mano y es por ello por lo que podemos encontrar diferentes formas en diferentes países. Incluso pueden tener distintos colores porque los ingredientes no se encuentran en iguales condiciones en diferentes países (por ejemplo, las naranjas disponibles en Italia son diferentes a las que usan en Japón). Sin embargo “siempre vas a reconocer a Lush por la calidad de los ingredientes, la frescura y la inconfundible fragancia de cientos de aceites esenciales”.

Según palabras textuales de su web, “los directores de la compañía todavía crean los productos sin pensar en el precio cuando persiguen calidad. Probablemente somos la única compañía que utiliza perfume real de absoluto de jazmín (más caro que el oro) para fabricar objetos asequibles que se lanzan a la bañera”.

Es una cadena que se compromete con el medio ambiente y por ello, intenta en todo lo posible, crear cosméticos sólidos en vez de líquidos. Con esto, ahorran en recipientes, ya que nos venden los productos sólidos envueltos en papel reciclado o reciclable (pero perfectamente etiquetados con la fecha de compra y de caducidad). Los productos líquidos necesitan conservantes para mantenerse en buenas condiciones, mientras que los sólidos no. Además de ser productos más naturales que los que encontramos en cualquier droguería o supermercado (ojo, que no todos son 100% naturales), no testan en animales (ni sus ingredientes, ni el producto final).

Como veis, se trata de una firma  con una política verde; comprometidos con el medio ambiente y el comercio justo, colaborando con distintas ONGs y utilizando sus tiendas como plataforma para distintas campañas de concienciación. Si queréis más información, podéis visitar su página web.

Como curiosidad, decir que todas las dependientas de estas tiendas con las que he tratado son siempre muy amables, conocen bien sus productos y no ponen ningún inconveniente a dar muestras. (En una ocasión coincidió que fui a comprar mientras hacían entrevistas para buscar nuevos empleados y pude observar cómo seleccionan cuidadosamente su personal y tratan de inculcarles la filosofía de la firma, buscando que se sientan orgullosos de los productos que están vendiendo y la compañía a la que representan).

Pues bien, después de esta introducción, paso a hablaros de los productos que estoy utilizando.

Empiezo por los productos para el cabello.

Sublime (Big en otros países) es un champú muy especial y diferente.



Este champú me encanta. Nunca antes había probado algo así. La sal marina ejerce una suave exfoliación sobre el cuero cabelludo y el resultado es inmejorable. Siento el cabello más limpio que con cualquier otro champú, y aporta mucha soltura, brillo y suavidad. Un inconveniente es que puede arrastrar un poco el tinte. Yo tengo el pelo teñido de rubio oscuro-castaño claro y no me crea ningún problema, pero quizá con colores más conflictivos (como los tonos rojos) este champú no sería una buena opción. En cualquier caso, yo no lo veo un champú de uso frecuente, y por ello lo alterno con otro. (Lo uso una vez cada 15 días más o menos, es decir aproximadamente cada 6 lavados).

Champú sólido.
Llevo aproximadamente mes y medio utilizando el champú sólido Karma y aunque me va bien, tampoco he notado gran diferencia con otros que he utilizado. 


A menudo, se dice que Karma es una fragancia cítrica más masculina. En mi caso, sin embargo, me encanta el olor de este champú y he notado que dura más tiempo en el pelo que el de otros sólidos. Lo mejor de los champús de Lush es que no llevan siliconas (aunque sí que llevan sulfatos).
Mi marido está utilizando Oceánico (Seanik) y le encanta. 


Él sí que ha notado más brillo que con otros champús y nota una limpieza más profunda, le dura el pelo limpio más tiempo (Ya sabéis cómo son los hombres, palabras textuales: “Yo qué sé cuánto más me dura limpio el pelo, por lo menos un día más, eso seguro, pero vamos que me lo noto más limpio que con otros y punto” Por cierto, adora Sublime también).

Mi tipo de pelo es normal tirando a graso en las raíces y normal tirando a seco en las puntas y medios. Mi marido tiene el pelo normal tirando a graso. Un champú sólido que a mí me fue muy mal fue el Cocomanía (Trichomania) porque está indicado para pelo más seco y a mí me dio mucha grasa, me duró el pelo limpio menos de lo habitual (normalmente me dura limpio dos días y con Cocomanía solo me duró un día, así que ahora lo utilizo con muy buenos resultados para depilarme las piernas).

He leído que, en general, los champús sólidos de Lush funcionan mejor a personas con el cabello de normal a graso que en cabellos secos. Una curiosidad es que, con estos champús noto más electricidad en el pelo mientras lo estoy peinando y mientras utilizo la plancha. 

En cualquier caso, los champús sólidos de Lush me parecen una opción estupenda y muy cómoda para poder ahorrar espacio y peso en la maleta cuando viajamos (perfecto para viajes en avión!) 

Crema Americana (American Cream)


Ya sabéis que este producto es todo un best seller. A mí me encanta el olor (lavanda, fresas, vainilla, naranjas…) y principalmente lo compro por esto. Cada vez que la utilizo, estoy todo el día oliéndome el pelo! Una vez leí a una usuaria decir que lo utilizaba como si fuera “desodorante para el cabello”. Por lo visto, no notaba ninguna ventaja en este producto como acondicionador, pero lo seguía comprando simplemente por su olor. Y no la culpo. De verdad, el olor es lo más maravilloso de este producto.

Como suavizante me funciona bien (noto el pelo bastante desenredado) aunque se me queda un poco corto en el tema de la hidratación. Como tengo el pelo fino y liso, no me hace falta mucho más y las carencias de la Crema Americana, las cubro con el siguiente producto (R&B). Para las que tengáis el pelo más encrespado o necesitéis un acondicionador “más potente”, quizá sería mejor opción Spa (Retread en otros países), aunque yo no lo he probado.

R&B


Este producto me encanta. A pesar de estar recomedado para pelo ondulado y rizado, a mí (que lo tengo bastante liso) me va genial. Hay que tener mucho cuidado y coger muy poquita cantidad para no engrasar el pelo. Según la web, debemos utilizarlo repartiendo por las puntas cuando el pelo aún está húmedo. Yo, sin embargo, lo utilizo después de hacerme la plancha como producto de acabado y me va genial. Me deja las puntas bien nutridas (como un sérum) y definidas. Como decía antes, aporta a mis puntas ese puntito de hidratación al que no llega la Crema Americana, pero sigue dejándome el pelo suelto y limpio.
En cuanto al olor, es curioso. A mí no me gusta mucho, pero nada más echármelo la gente siempre me comenta lo bien que me huele el pelo…

Otro producto de tratamiento capilar que he utilizado ha sido Marilyn


La verdad es que tampoco noté gran cosa con este producto (no estaba mal pero no encontré un resultado espectacular que no consiga con los otros productos) y, al ser una mascarilla prelavado, para mí era bastante incómodo, ya que yo siempre me lavo el pelo por las mañanas. Mientras he estado de baja por maternidad lo he podido utilizar, pero cuando vuelva al trabajo ya en septiembre no me imagino levantándome 20 minutos antes para aplicarme este producto antes de la ducha, la verdad… En cuanto al tema de potenciar los reflejos dorados, yo no noté ninguna diferencia, aunque solo utilicé un bote (la web especifica que es con el uso reiterado y a largo plazo cuando observaremos estos resultados).


Vamos ahora a los productos que utilizo para el cuerpo.

En primer lugar, Vanilla Dee-Lite


Lo que más me gusta de esta hidratante es lo rápido que se absorbe y lo ligera que es. Para mí, es perfecta a continuación de la ducha. Como acabo de decir, me ducho siempre por las mañanas, y me gusta que la hidratante sea ligera para poder vestirme rápido (ya digo que no me hace nada de gracia perder tiempo de sueño por las mañanas…) En cuanto al olor, no sé qué decir. Normalmente me encanta, y estoy todo el tiempo oliéndome los brazos (el olor dura todo el día!) pero hay veces que me huele como a rancio, no sé por qué… Algunas personas me han dicho que “huelo a playa” cuando lo utilizo.

Barritas de masaje.
Sin duda, son mi producto preferido de Lush, me encantan!! En la foto principal, no he abierto la lata de las barritas porque las utilizo tanto que habían perdido ya su forma original y no quedaba nada bien estéticamente... Se trata de unas barritas sólidas que al contacto con las manos, se derriten y nos dejan aceite para aplicar un masaje… Si tenéis la suerte de que alguien os lo dé, la experiencia con las barritas es increíble pero si no, también podéis usarlas como hidratante corporal. Son mucho más ricas en hidratación que Vanilla Dee-Lite, así que siempre las utilizo por la noche (Gracias Candea, por esta recomendación) y el olor que dejan en las sábanas hará que durmáis mucho mejor… de verdad!
Mis preferidas son Honeymoon (Soft Coeur) y La Colmena (Mange Too).


De las dos, me quedo sin dudarlo con la primera, Honeymoon. La web la describe así:
Honeymoon es una deliciosa barrita de masajes, con forma de corazón, llena de miel y de chocolate. La hemos creado con muchas mantecas naturales que suavizan la piel de todo tu cuerpo. Su corazón de chocolate se derrite suavemente cuando entra en contacto con la piel de tu ser amado, dejándola muy suave y tentadoramente acariciable. ¿Qué puede ser mas irresistible? Pruébala y verás porqué es la barra de masajes que más vendemos.”

Jabones.
En la foto no los he incluído, pero los utilizo mucho, sobre todo para las manos. A veces los uso como gel para todo el cuerpo, pero no me terminan de convencer. Me noto la piel algo áspera cuando los uso en todo el cuerpo, así que sólo los utilizo con este fin muy de vez en cuando. También me encanta meter trocitos en los cajones de la ropa. Me gustan muchos de ellos, pero mi gran preferido es Rockstar


La web describe su olor así: “Huele a dulce caramelo y deja la piel como si te hubieras llenado de helado de vainilla, y luego rebozado en azúcar.”

Por último, para la cara utilizo la limpiadora Piel de Ángel (Angels on Bare Skin) todas las mañanas. 


Ya hablé de ella en la entrada sobre mi rutina de limpieza facial. Como dije allí, me encanta y me va fenomenal. Por el momento, no la cambio por nada.

Y, por último, el exfoliante labial Bubblegum


Se trata de un exfoliante para labios cuyos ingredientes son azúcar, colorante, sabor (como a chicle de fresa) y aceite orgánico de Jojoba. La verdad es que me va genial (lo uso dos o tres veces por semana y he notado muchísimo la diferencia) pero tampoco es gran cosa. Con un poco de azúcar y aceite de oliva (y si queremos, unas gotitas de limón), nos podemos fabricar nuestro propio exfoliante labial, aunque claro, nos perderemos el olor y el sabor (se puede saborear sin problemas) de Bubblegum…

También utilicé Lip Service (bálsamo labial) y no me gustó nada. 


Estaba duro como una piedra y para aplicarlo tenía que esperar a que se derritiera con el calor del dedo… Me lo regalaron con una de las compras y pensé que estaba en malas condiciones hasta que busqué y leí que era así. No me pareció nada práctico. Siempre utilizo bálsamo labial como último paso de mi rutina nocturna y odiaba tener que estar esperando a que el bálsamo se derritiera para poder aplicarlo mientras se me caían los ojos!

Conclusión: Mis productos preferidos y básicos de Lush que por ahora no pienso cambiar son el champú Sublime, la Crema Americana, el R&B, la barrita de masaje Honeymoon, la limpiadora Piel de Ángel y el jabón Rock Star. Lush, en general, me gusta bastante, por lo que es muy probable que siga probando otros productos de esta compañía, aunque en el tema de productos corporales (y alguno capilar también) ya tengo en mente otros que no son de Lush y que parecen muy muy buenos… ya os contaré más cuando los pruebe!

Un besote,

Material Girl

viernes, 15 de julio de 2011

MIS TOP DEL VERANO 2011


Hoy os quiero enseñar los productos que más estoy usando este verano 2011. Como podéis ver, sobre todo son productos de maquillaje, ya que he cambiado bastante los tonos al llegar el calor.

De tratamiento, lo único que os he puesto que verdaderamente estoy utilizando distinto en verano es la crema hidratante con factor solar 50 de Kiehl’s (Ultra Light Daily UV Defense) y un protector solar para el cabello de la firma Kérastase (Huile Céleste). Este último lo estoy empezando a usar ahora que ya estoy de vacaciones y me estoy exponiendo más al sol, lo mejor es el olor que nos deja en el pelo!


Vamos ahora con el maquillaje.

Lo primero, las bases. Este verano estoy dando mucho uso a cuatro:

  •  SPF 15 Tinted Moisturizer de Bobbi Brown. Esta base es la que utilizo cuando no quiero cobertura, sino simplemente unificar el tono de la piel y dar buena cara, la uso cuando busco el efecto “no voy maquillada”.
  • Hello Flawless! de Benefit es la base que más estoy utilizando este verano. La uso casi todos los días. Es una base modulable en polvo y queda muy natural. Además tiene un factor de protección solar 15, por lo que es genial para llevarla en el bolso y retocar tanto el maquillaje como la protección.
  • Halo Hydrating Perfecting Powder de Smashbox. Ésta es una base mineral en polvo y el acabado es increíble. Es curioso que siempre que la utilizo, la gente me comenta la buena cara que tengo. La uso a veces también como polvos sueltos encima de las bases fluidas con buenísimos resultados. El problema es que esta firma ya no se comercializa en España y, aunque me quedan provisiones, estoy conservándola para ocasiones puntuales. (Durante más de un año ha sido mi base de todos los días). Próximamente haré una entrada sobre mis bases de maquillaje preferidas en general (no sólo en verano) y allí hablaré con más detalle sobre ésta.
  • Face & Body de Make Up For Ever. Esta es una base al agua muy ligera. Me encanta porque deja un piel jugosa y nada de sensación “careta”. La uso en esas ocasiones en las que me quiero ver “más maquillada” pero sin que sea algo muy cubriente ahora en verano (de todas formas, es una base modulable). 
He vuelto a poner los polvos de sol de Nars en el tono Casino y los polvos compactos de Nars en el tono Flesh porque como ya os dije, son un básico para mí en verano.


Vamos con los coloretes. Ya os dije que los coloretes en crema me están gustando mucho este verano, y aunque éstos que os he puesto no son los únicos coloretes que estoy utilizando este verano, sí son los a los que más recurro:


  • Taj Mahal de Nars. Ya os he hablado en varias ocasiones de este colorete. Ya sabéis que es un naranja tostado con shimmer dorado. Es muy pigmentado pero queda precioso una vez aplicado con mano ligera o, mejor aún, con la Yachiyo de Nars (y el brillo queda muy discreto). Hace una buena cara impresionante y alegra muchísimo el rostro. Si sois muy blanquitas, os quedará genial también, de verdad!
  •  Calypso Coral (Pot Rouge for Lips and Cheeks) de Bobbi Brown. Es un colorete en crema precioso. Se trata de un coral rosado que, en el pot, parece muy brillante y da también un poco de “miedo”, pero aplicado queda genial y también conseguiremos efecto buena cara en cuestión de segundos. Impresionante lo resistente que es, dura todo el día. Para las más morenitas, se recomienda mejor el tono Cabo Coral, que es un coral más anaranjado, también muy bonito.
  • Cactus Flower de Nars. Es un colorete en crema de color “amapola con shimmer” según la web. Una vez más, un colorete que nos hace un efecto buena cara instantáneo. Al swatchearlo por primera vez, debo reconocer que me echó un poco para atrás tanto brillo, pero una vez aplicado no se nota apenas y queda impresionante. Me gusta muchísimo el efecto al aplicar este colorete en las mejillas con la 130 de Mac y, a continuación, sobre éste, también con la 130, un toque del Calypso Coral.


En las fotos se me olvidó añadir el Bella Bamba de Benefit. Es un colorete precioso que también estoy utilizando mucho. Esta vez tengo que dar gracias a Didivine por el descubrimiento. Hasta ahora, enamorada de la altísima calidad de los coloretes en polvo de Nars, había descartado probar otras firmas, pero gracias a Didi, que me recomendó Benefit e Illamasqua, descubrí esta joya! Es un colorete precioso, un color sandía muy favorecedor también, y la calidad es también muy alta! Muchas gracias, Didi, si alguna vez me lees!
Aquí os dejo una foto del Bella Bamba junto con los demás.



Para los ojos, en estos meses los tonos que más me suelen apetecer para sombras durante el día, son los naranjas y corales:

De izq. a dcha.: Samoa Silk, Paradisco, Expensive Pink y Nylon

Dúo Scorching Sun de Nars
  • Sombra Samoa Silk de Mac: melocotón (aterciopelado mate).
  • Sombra Paradisco de Mac: coral rosado intenso con reflejos dorados (escarchado)
  • Sombra Expensive Pink de Mac: coral con matices dorados (perlado).                                            A menudo se piensa que Paradisco y Expensive Pink son muy parecidas, pero Paradisco, en mi opinión, es un coral más rosadito, con un puntito dorado (podríamos decir, salvando las distancias claro, que se asemeja al tono del Orgasm de Nars), mientras que Expensive Pink es algo más oscura, más anarajanda y con base más marrón, también tiene el puntito ese dorado... Entre las dos, me gusta más Paradisco, aunque las dos son preciosas!
  • Sombra Nylon de Mac: dorado suave con reflejos metálicos (escarchado). Perfecta para iluminar el lagrimal!
  • Dúo Scorching Sun de Nars: albaricoque y naranja con delicado shimmer.


Os he puesto también un eyeliner en gel de Bobbi Brown en el tono Black Mauve Shimmer, porque en verano suelo evitar el efecto más dramático del eyeliner negro y este tono es el perfecto porque el ojo queda bien definido pero con un tono más suave. Se trata de un tono muy especial y discreto. También utilizo bastante el eyeliner en gel de Shiseido en tono marrón. Como máscara de pestañas, este verano estoy utilizando la Lash Queen Waterproof de Helena Rubinstein. Resiste incluso el agua de las piscinas…


Para los labios también estoy dándole mucho uso a los labiales tonos corales:

De izq. a dcha.: Splendid de Smashbox, Barbarella de Nars, Crosswires de Mac y Vegas Volt de Mac
  •  Splendid de Smashbox: cálido albaricoque (sheer)
  • Barbarella de Nars: melocotón (sheer)
  • Crosswires de Mac: naranja rosáceo (cremoso satinado).
  • Vegas Volt de Mac: coral intenso (cremoso). 
Y en glosses:

  • Gloss Giza de Nars: néctar (sheer)
  • Gloss Pink #501: rosa suave 
  • Gloss Pink Lemonade: rosa azulado (cremoso)

Y por último los dos tonos de laca de uñas que más me están gustando para este verano son #577 Mimosa de Chanel en tono amarillo (Edición Limitada de este verano) y Hot & Spicy de Opi (coral anaranjado brillante).



Os dejo unos swatches de todos los tonos (recordad que podéis ampliar todas las fotos pinchando sobre ellas):

De izq. a dcha.: Labial Splendid de Smashbox, Labial Barbarella de Nars, Labial Crosswires de Mac, Labial Vegas Volt de Mac, Dúo Scorching Sun de Nars, Sombra Samoa Silk de Mac, Sombra Paradisco de Mac, Sombra Expensive Pink de Mac, Sombra Nylon de Mac.

Misma foto sin luz natural directa

Colorete Taj Mahal de Nars, Colorete Calypso Coral de Bobbi Brown, Colorete Cactus Flower de Nars, Gloss Giza de Nars, Gloss Pink Lemonade de Mac, Gloss #501 de Armani y Gel Eyeliner de Bobbi Brown en el tono Black Mauve Shimmer

Misma foto sin luz natural directa
Conclusión: He puesto bastantes cosas porque es muy difícil para mí elegir entre ellas… Me gustan todas y les estoy dando muchísimo uso este verano, pero si tuviera que quedarme con un solo producto de cada tipo… De base me quedaría con la Face & Body por su versatilidad (bastante modulable aunque nunca llegaremos a una cobertura alta). En coloretes es dificilísimo, quizá me quedaría con el Calypso Coral, o el Taj Mahal… (no puedo decir sólo uno, jajaja). En tema de sombras, de las mono me quedo con Paradisco y el dúo de Nars Scorching Sun. Un único labial… el Crosswires (y pisándole los talones Barbarella) y un solo gloss… el #501 de Armani por calidad y el Giza por tono (pero me gustan tanto los tres…). De laca de uñas, me quedo con Hot & Spicy que también queda precioso en la pedicura!

Pues… eso es todo!

Espero que os haya gustado!

Tengo que dar las gracias a mi amiga María por ayudarme a hacer las fotos y prestarme su “súper cámara”… muchísimas gracias, guapa!!

Un besote a todos,

Material Girl

miércoles, 13 de julio de 2011

NARS FALL 2011 - NUEVA TEMPORADA DE NARS OTOÑO 2011

En esta entrada, quería enseñaros la nueva colección de Nars, aunque podéis verla en la página web oficial de la firma y tenéis también swatches muy buenos en  Makeup and Beauty Blog.

La firma describe la colección como “firmemente avant-garde, tonos desafiantes que se suavizan con tonos más sutiles y delicados. El efecto es de plena seguridad y confianza: atrevido, llevado al límite y muy intenso”.



Empecemos por las sombras. La firma propone un trío, un dúo y una sombra mono.
El trío de sombras es Delphes (Edición Limitada): Melocotón vibrante (centelleante) translúcido, gris perla mate y verde salvia escarchado”.
El dúo es Grand Palais (Edición Limitada): Topo plateado y rosa palo.
La sombra mono es Outremer: Auténtico azul brillante.

Para los labios la firma nos ofrece un labial común, dos labiales de la línea pure matte (mate puro), un lápiz de labios de la línea Velvet Matte (que, como sabéis hace las funciones de un labial común pero en formato lápiz, mucho más fácil y preciso de aplicar) y, por último, un gloss.

El labial es el Pago Pago: Rosa pétalo con shimmer.
Los Pure Matte son Mascate: rojo vivo y Montego Bay: Rosa pastel.
El Velvet Matte es Train Bleu: berenjena intenso (subido).
El Gloss es Oasis (Edición Limitada): Rosa-champagne vibrante (centelleante).

Para terminar, una laca de uñas Galion (Edición Limitada): Gris tormenta.

Conclusión: En mi caso, lo que más me llama la atención son las sombras. Del trío me interesa mucho la sombra verde que me parece preciosa, mientras que las otras dos no terminan de convencerme. La melocotón parece que tiene mucho glitter y he leído ya algún comentario sobre el fallout por mejillas… La sombra gris tendré que verla en directo, por ahora “ni fu ni fa”. El dúo tampoco me llama especialmente la atención, aunque habrá que verlo en directo. Parecen colores neutros pero creo que al rosa no le daría mucho uso… La sombra mono es la que más me ha gustado de todas. Aunque en swatches parece que no pigmenta mucho, según review de Makeup and Beauty Blog es muy modulable y flexible, desde un tono suave con varias pasadas conseguimos un azul intenso. El color me parece precioso!

Los productos que ofrecen para los labios tampoco me seducen. Pago Pago parece demasiado purpurinoso y con poco pigmento, de la línea Pure Matte ya he desistido porque me queda fatal (siempre hacen que se acentúen las imperfecciones de los labios y que me quede un efecto acartonado) y el Velvet Matte más de lo mismo, aparte de que los tonos berenjena en los labios no me sientan nada bien. El gloss es lo que más interesante me parece… Habrá que verlo en directo junto con Pago Pago a ver qué tal…

La laca de uñas no me llama la atención tampoco. En color gris tengo la laca de Dior “Montaigne”, edición limitada de la temporada de Primavera 2011 y, a pesar de ser un color preciosísimo, no le he dado apenas uso… (puede ser también por la pésima calidad de las lacas de uñas de esta firma, me dura la manicura sólo un día, pero eso ya es otro tema…)

En Estados Unidos la colección sale el 15 de julio, pero como sabéis en España tendremos que esperar más. (Esperemos que no sea tanto como esta última colección de verano, que tardó en llegar casi dos meses!)

Cuando salga a la venta en España y si me traigo a casa alguna de estas novedades… ya os contaré!

¿Y vosotras? ¿Os ha gustado algo de esta nueva colección?

Un besote,

Material Girl






lunes, 11 de julio de 2011

SOMBRAS EN CREMA: MAC PAINT POTS, BOBBI BROWN LONG-WEAR CREAM SHADOWS, BENEFIT CREASELESS CREAM EYESHADOWS Y MAKE UP FOR EVER AQUA CREAMS

Durante muchos años, entre el acabado en polvo y el acabado en crema (a excepción de las bases, que las fluidas me han encantado siempre) me lanzaba de cabeza y sin pensarlo al acabado en polvo. Sin embargo, últimamente, las sombras y coloretes en crema están ganándome la batalla y he de decir que se han convertido en productos que me están gustando muchísimo y que estoy utilizando bastante sobre todo este verano.

Si bien siempre me han parecido, como ya os conté, un producto básico para el bolso, no salía de ahí, de relegarlas al neceser para los “maquillajes de emergencia”. Son geniales también para llevar en la maleta cuando viajamos, por ejemplo, un fin de semana y queremos ahorrarnos el tener que sacar nuestras paletas y pinceles o brochas de casa.

Pero, como decía al principio, últimamente les estoy dando mucho uso a estos productos y, sobre todo en el tema coloretes, prácticamente es lo único que estoy utilizando este verano (junto con el Taj Mahal de Nars y el Bella Bamba de Benefit, que son en polvo y también me están dando mucho juego estos meses de calor).

Esta entrada quiero dedicarla a las sombras en crema y muy pronto os traeré otra sobre los coloretes en crema y el Cha Cha Tint como ya os prometí.

Pues bien, voy a hablaros de las distintas firmas que he probado en esta textura: Dior, Mac, Bobbi Brown, Benefit y Make Up For Ever.

De izq. a dcha.: Aqua Cream #18 de Make Up For Ever, Paint Pot de Mac en el tono Constructivist, Paint Pot de Mac en el tono Painterly, Strut de Benefit, Birthday Suit de Benefit, Galaxy de Bobbi Brown

Mismas sombras, pero justo en sentido contrario


La primera sombra en crema que tuve en mi vida fue hace ya bastantes años y era de la firma Dior. No me extraña que cogiera manía a esta textura y dejara de utilizarla por una buena temporada porque la calidad era horrible. El color era un teal bastante mono en el pot pero la pigmentación era pésima y se hacían como pegotes en el párpado. Los pliegues tardaban en aparecer… minutos! Vamos, que como comprenderéis mi primer acercamiento a las sombras en crema fue nefasto.
Nota: Acabo de buscar en la web oficial de la firma y parece que ya no trabajan esta textura y se han centrado en las sombras en polvo… Jajajaja, parece que no fui la única que las odió!

Después vinieron los Paint Pots de Mac y… vaya cambio! Ya digo que era reticente a este tipo de producto pero esto era ya otra cosa… Normalmente uso los Paint Pots como base para sombras en polvo (aunque no dejo de utilizar prebase antes!) y la verdad es que me gustan mucho. No me hacen pliegues (aunque ya digo que los uso con prebase, sin prebase no son tan duraderos, más o menos a las 4 ó 5 horas me empiezan a salir pliegues. Con prebase me aguantan todo el día). La textura es cremosa pero un poco “seca” y cuesta algo trabajarlos. El truco está en trabajar rápido si queremos difuminar porque se secan pronto, pero una vez que controlamos esta forma de aplicación, el resultado es muy bueno.
Ahora mismo tengo los tonos Painterly y Constructivist.
Painterly es un tono mate, color piel o maquillaje, algo rosado. 


Me encanta para igualar el color del párpado. Creo recordar que nunca lo he usado solo, sin poner una sombra en polvo encima, pero es cierto que cuando aplico esta sombra, ya me noto mejor la mirada, igual que el “efecto buena cara” pero en la mirada.

Constructivist es de un color marrón rojizo precioso. 


No es una sombra que pudiéramos describir como “con brillo” exactamente pero tampoco es una sombra mate. Esta sombra sí que la he usado en alguna ocasión sola, sin poner ninguna otra encima y me ha gustado mucho el resultado. Con sombras marrones encima, el resultado es excelente porque las hace más vibrantes, realzando el color y los matices de las sombras en polvo. Para mí, es la sombra perfecta para los ahumados en tonos marrones o verdes.

La siguiente sombra fue la Galaxy de Bobbi Brown


Esta sombra tiene mucha fama pero… a mí no me convence nada. La veo muy transparente (poca pigmentación) y con mucho brillo. Es una sombra extraña porque para el día la veo bastante “purpurinosa” y en cambio para la noche la veo bastante sosa. El color aparentemente es precioso: un color topo grisáceo con brillo dorado, en los párpados se traduce a un gris metalizado (ya digo que bastante transparente) con un montón de brillo dorado. Si dejamos aparte el tono, he de reconocer que la calidad es muy alta. La textura es buena aunque quizá me cueste difuminar un poco más que los Paint Pots de Mac. En cuanto al tema de los pliegues, la he probado sin prebase y me ha durado todo el día. He encontrado un uso que me gusta mucho para esta sombra y es aplicarla justo en el centro del párpado móvil cuando me hago ahumados con sombras mate. Esto hace que añadamos volumen al párpado y queda un resultado precioso para looks de noche. También es una de las sombras en crema que llevo en mi bolso últimamente (en estos meses de verano, en cuanto que vuelva al trabajo tendré que desterrarla para este uso de día porque no la veo “work safe”). Dejando a un lado el tema del tono, me parecen sombras de altísima calidad y quizá me aventure a buscar un tono que se adecue mejor a mis preferencias.

Y ahora llega el momento en el que me enamoro de una sombra en crema de la firma Nars: Mykonos. Ya sé que es muy popular la mala fama que acompaña a las sombras en crema de esta firma pero el color era realmente precioso! Así que, habiendo oído tan malos comentarios, decidí preguntar en un foro en el que participo sobre ella y… tuve la suerte de que una forera, Suevia, respondiera mis dudas! Por supuesto me terminó de convencer sobre la mala calidad de estas sombras, y cómo Mykonos, por desgracia, no era una excepción.

Pero lo mejor (y que le agradeceré siempre!) es que me descubrió las sombras en crema de la firma Benefit como alternativa. (Gracias Suevia por este descubrimiento y por compartir tu tiempo y tus buenos consejos!)
Aunque no se parecía en nada a Mykonos me recomendó probar el tono Birthday Suit. Pues bien, ahí que me fui a verlo en directo y… desde entonces se ha convertido en mi sombra en crema preferida! La utilizo muchísimo en el párpado móvil como base (utilizo también prebase aunque sin ella aguanta también muchas horas) y sobre ella ya, la sombra en polvo. Lo mejor de estas sombras es la textura sin duda. Son muy sedosas y se aplican de manera perfectamente uniforme sobre el párpado. Además son muy fáciles de trabajar, difuminándose perfectamente. La propia firma propone, para una mayor intensidad, esperar 30 segundos y aplicar una segunda capa si así lo deseamos. Cuando quiero menos intensidad, las aplico directamente con el dedo y, cuando busco más intensidad las aplico con el pincel  242 de Mac. La aplicación con pincel hace que se acentúe el acabado metálico de este tono.
Birthday Suit es un color beige-champagne con un subtono ligero en color topo. 


Muy ponible y, este sí, perfecto para el trabajo. Como he dicho, normalmente no lo utilizo como sombra única, pero he de reconocer para días en los que tenemos prisa y buscamos un look rápido, es una sombra perfecta. Basta con aplicar eyeliner y mascara y ya tenemos una mirada preciosa, es como si el ojo “se abriera” y despertara. Muy recomendable especialmente ahora en verano, que parece que no apetece tanto maquillarse. Con la base Hello Flawless de Benefit o la crema de color hidratante de Bobbi Brown, la sombra en crema Birthday Suit, los polvos de sol Casino de Nars, colorete en crema Calypso Coral de Bobbi Brown y un gloss, consigo un look muy veraniego y un rostro radiante con efecto buena cara en cinco minutos!

Como he dicho, este tono funciona genial como base para hacer que las sombras en polvo aparezcan con mayor intensidad en el párpado. Me encanta, por ejemplo, con Nepal de Nars o con dúos como Tzarine, Scorching Sun… En realidad es muy versátil y creo que puede ir bien con casi cualquier tono de sombra! Como sombra única, sin otra en acabado polvo sobre ella, la he usado con marrones, dorados, topos, verdes…

Después de esta maravilla de sombra, con el tiempo fui a buscar otro tono. La verdad es que me gustan todos (RSVP y Skinny Jeans me encantan!) pero al final me decidí por la Strut


Se trata de un color gris con algo de topo y con un ligero subtono azul. Es un tono precioso y muy útil como base para ahumados negros. De todas formas, he leído que Skinny Jeans es más versátil y genial para ahumados, se trata de un color difícil de describir, un tono topo verdoso amarronado… Mejor verlo en directo.

Y mi última adquisición de sombras en crema ha sido la Aqua Cream nº 18 de la firma Make Up For Ever


Esta sombra sólo la tengo hace algo más de una semana (así que tampoco he tenido mucho tiempo para ver cómo se comporta, pero os cuento mis primeras impresiones) y la compré con el 30% de descuento en Sephora. Había oído mucho sobre estas sombras y con el descuento, decidí probarla. El tono que elegí no es muy famoso, pero buscaba algo distinto a todo lo que tenía en sombras en crema. La verdad es que después me he preguntado por qué escogí este color con los otros tonos preciosos que había, pero bueno, los nervios del directo, jajajaja. Se trata de un tono malva claro y nacarado con subtono azul.

Hay que trabajarlas rápido porque se secan en seguida y, aunque normalmente en sombras en crema me gusta más el resultado que consigo con los propios dedos, con ésta prefiero la aplicación con el pincel 242 de Mac. Recordad que si queréis difuminar, tenéis que ser rápidas porque una vez se secan, ya no hay vuelta atrás.

Lo mejor de estas sombras, sin duda, es su capacidad de aguantar horas y horas y ser totalmente waterproof. Para ponerla verdaderamente a prueba me la puse para ir a la piscina. La verdad es que eso de ir maquillada a la piscina o a la playa no es algo que me seduzca lo más mínimo ya que me resulta bastante poco natural y forzado, fuera de lugar. Pero como para gustos, los colores, os aseguro que si queréis una sombra todoterreno que os aguante el agua, el cloro y lo que le echen… éstas son, sin duda, vuestras sombras. La sombra no se movió nada y cuando llegué a casa… seguía ahí, intacta y desafiante. He de reconocer que, aunque era lo que esperaba cuando la compré (después de haber leído que son utilizadas por un equipo de natación sincronizada), no dejó de sorprenderme. Otro dato curioso es que en la caja nos avisan de que no todos los tonos son óptimos para usar en labios, mejillas y ojos. Este tono en particular se puede usar en mejillas (yo no lo usaría como colorete, pero como iluminador, tiene su punto) pero no en labios.

Me puse a investigar entre sus ingredientes para conocer cuál podría ser la razón y parece que la encontré.
Esta sombra cuenta entre sus componentes con “Aluminium Powder” (polvo de aluminio) y esto es, traducido, lo que dice la Food and Drug Association de USA sobre este componente:

“El polvo de Aluminio es un aditivo de color exento de certificación. Se considera seguro para su uso en productos de colorido que se aplican de manera externa, incluyendo aquellos cosméticos y productos de cuidado personal que se aplican en el área del ojo. Sin embargo, no está permitido su uso en productos para los labios”.

La verdad es que me parece que, siendo de bastante importancia el conocer este dato para no llevarnos a un mal uso del producto, las advertencias con las que dota MUFE a su producto son bastante insuficientes. En la parte trasera de la caja pone lo siguiente:


“Aqua Cream es un producto de aplicación múltiple que puede ser aplicado en ojos, mejillas o labios”. (Si pincháis en la imagen, como siempre, podéis verlo mejor).

Es sólo en la parte de debajo de la cajita donde en letra minúscula encontramos esta advertencia:


“Los tonos #5, 6, 7, 8, 9, 10, 19 no son aptos para usar en los ojos o cerca del área de los ojos. Los tonos #3, 17, 18, 19, 20, 21, 22 no son aptos para aplicar en los labios.” (Una vez más, podéis pinchar en la imagen).

Sinceramente, me parece publicidad un tanto engañosa y esto no me ha gustado ni un pelo de la firma. Estoy convencida de que más de una usará los tonos 5, 6, 7, 8, 9, 10 ó 19 en los párpados, porque precisamente el uso más famoso y extendido de las Aqua Cream es como sombras en crema! Y lo peor es que le darán este uso por desconocimiento! Cuando pregunté a la vendedora, no tenía ni idea! Lo que sí es cierto es que en su web oficial, lo detallan claramente pero curiosamente los tonos son distintos a los del envase (no hay quien se aclare!):

“Los tonos # 5, 6, 7, 8, 9, 10 están formulados para labios y mejillas. Los tonos # 1, 2, 3, 4, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 20, 21 y 22 están formulados para ojos y mejillas.”

Fijaos que en la web no dicen nada del tono 19 y en cambio en el envase aparece como no apto en los dos apartados!! (vamos, que no lo podemos usar en ningún ni en ojos ni en labios, parece que sólo en mejillas!!!!!!!!) Detalles como éste hacen que pierda toda mi confianza en una firma de un plumazo… (Con lo que adoro, por otra parte, la base Face & Body de la firma!!!)

CONCLUSIÓN: Todas estas sombras son de buenísima calidad, pero puestos a elegir, os resumo mis impresiones. Por lo que acabo de decir, las Aqua Creams no terminan de inspirarme confianza aunque reconozco que son las que más variedad de tonos ofrecen y las más resistentes. Visto lo visto, siento que pueden ser un producto algo agresivo y yo no lo usaría de continuo. En cuanto a aplicación, textura y difuminado, me quedo con las de Benefit. La textura es un sueño y se trabajan mejor que las demás en mi opinión. Además el tarrito es precioso (no como el de Mufe que para lo que cuesta, ya se podían haber esmerado un poquito más) y podemos meter el dedo perfectamente si buscamos este tipo de aplicación (el tarrito minúsculo de Bobbi Brown hace esta tarea muy complicada!). Las sombras de Mac dejan un acabado como más seco, mientras que el acabado de las de Benefit es más “jugoso”. Esto tiene su punto negativo también, ya que por esta razón, ofrecen menor cobertura. También me parece que duran más que las de Mac sin crear pliegues, aunque recomiendo siempre su uso con prebase. Sin embargo, para su uso como delineadores, me quedo con los Paint Pots. Por último, en cuanto a tonos… cada firma tiene sus tonos especiales, pero si tuviera que quedarme con una… también sería Benefit! (Y por esto es por lo que tengo que dar mil millones de gracias a Suevia una y otra vez por descubrírmelas!! Gracias, guapa!)

Y a todos los demás… muchísimas gracias por leerme sobre todo si habéis llegado hasta aquí pero…. Supongo que ya vais conociendo mis reviews y veréis que me enrollo un montón, jajajajaja, pero no me quiero dejar nada en el tintero!!

Un besote,

Material Girl